Saltar al contenido
Menú

Doctors

Dr. Dean Estramonte

El Dr. Dean Estramonte nació en Long Island y poco después se trasladó a Greenwich, una pequeña ciudad en el norte de Nueva York, que con el tiempo llegaría a adorar. Era un chico típico estadounidense en la escuela secundaria: capitán del equipo de baloncesto, béisbol y golf, y también el presidente del consejo estudiantil, la banda escolar y de su promoción escolar. Toma gran orgullo humilde en sus raíces de la infancia, que reflejan tan profundamente un aprecio que siempre llevará por su ciudad natal.

Inspirado por los beneficios de la atención quiropráctica, como consecuencia de haber visto cómo un quiropráctico ayudó a su mamá, y por su propia experiencia, el Dr. Dean decidió que quería ser un quiropráctico. Después de completar el resto de las materias requeridas en matemáticas y ciencia en la State University of New York en Geneseo, donde originalmente pretendía obtener un título en Ingeniería, el Dr. Dean se fue a Palmer College of Chiropractic en Davenport, Iowa, de donde se graduó en 1992.


Trabajó por dos años en una clínica en Sterling, Illinois, antes de decidir volver a casa para poner su propria clínica y criar a sus hijos. Su oficina, construida desde cero, se desarrolló naturalmente en un negocio de bienestar centrado en la familia, donde se tratan a los pacientes, desde niños hasta los de tercera edad. Enseñó a las familias cómo criar a sus hijos en buen estado de salud, creando rápidamente confianza con la comunidad. Fue entrenador del equipo masculino júnior de baloncesto por quince años, lo cual le abrió la puerta para el tratamiento de atletas jóvenes, y además le brindió la oportunidad de orientarlos en cuando a su salud y la vida. Entre las otras formas en que el Dr. Dean ha contribuido a su comunidad —ofreciéndose como voluntario para varias organizaciones religiosas y comunitarias— nota que su experiencia como entrenador es una de las oportunidades más decisivas y centrales que ha tenido.

En 1995, el Dr. Dean llegó a ser uno de los primeros quiroprácticos en el Estado de Nueva York de recibir privilegios hospitalarios. Actuó como parte del personal en Mary McClellan Hospital hasta el 2003: un capítulo de su vida el cual siempre recordará con cariño, ya que le dio la oportunidad de visitar a su abuela quien vivía cerca del hospital.

Forjando un nuevo camino en su carrera quiropráctica, el Dr. Dean se mudó a Charlotte y se unió a su hermano, el Dr. Michael Estramonte, en Keith Clinic. Ha llegado a apreciar el ambiente de Keith Clinic, y espera el crecimiento continúo de la clínica en los servicios de atención, con la esperanza de llegar a tantas vidas como sea posible cada día. Agradece a las personas de las cuales ha aprendido en Keith Clinic.

«Vi como el Dr. Brown trataba a sus pacientes, y me quedé impresionado. Sus pacientes lo quieren, y a través de los años, muchos vuelven para recibir atención quiropráctica —eso es una arte y un testamento al trabajo duro que ha hecho».

Al Dr. Dean le encanta conocer a nuevos pacientes y volver a conectar con pacientes conocidos. «Me gusta encontrar algo que tengo en común con los pacientes. La primera visita con un paciente es la parte más importante de cualquier tratamiento. Estamos construyendo la confianza y el entendimiento. Espero expresar a mis pacientes que me encanta mi trabajo de verdad, y que un quiropráctico puede ayudar con muchas condiciones diferentes».

El Dr. Dean principalmente usa la técnica «diversificada» y de Gonstead. Con la experiencia y los conocimientos adquiridos a través de los años, cree profundamente en que, «El cuerpo se cura a sí mismo; la filosofía de la quiropráctica es no usar fármacos. Cree firmemente que el fiel mantenimiento de esta filosofía de la quiropráctica conservará su futuro. El Dr. Dean enfatiza a cada uno de sus pacientes que el cuerpo tiene todas las herramientas que necesita para curarse a sí mismo, y lo que uno ingiere es muy importante para la sanación del cuerpo. También recalca la extrema importancia del ejercicio.

Por su cuenta, el Dr. Dean le gusta correr en el clima perfecto de Charlotte. Le gusta vivir en Charlotte porque es más fácil visitar a sus padres en Florida durante los meses de invierno. De vez en cuando, le gusta ver un buen programa de Netflix. El Dr. Dean es un ávido golfista, y espera serse miembro de un club de golf algún día pronto.

Las tres alegrías más importantes de su vida son sus hijos: Joseph, Sean y Mary-Kate. Está muy orgulloso de Joseph, quien actualmente está terminando sus cuatro años universitarios, y tiene planes de continuar en una escuela de quiropráctica. También es muy orgulloso y apoya mucho a su hijo Sean, quien se está preparando para ser policía, con la posibilidad de incorporarse al ejército en el futuro. El Dr. Dean ama a su hija bella, Mary-Kate, quien nunca deja de sorprenderlo con sus logros de recibir altos honores en la escuela, y por jugar baloncesto, lacrosse, el ukelele y el piano. Es por sus hijos que puede levantarse todos los días y dar lo mejor que pueda, y no quiere nada más que ver a sus hijos vivir la vida con esa misma pasión.


Datos interesantes acerca del Dr. Dean



  • Comida favorita: Pizza al estilo neoyorquino
  • Restaurante favorito en Charlotte: The String Bing (Belmont, NC)
  • Lugar favorito: ¡En cualquier lugar donde estén sus tres hijos!
  • Locations